Suben los precios del mercado eléctrico europeo debido al aumento del coste del CO2 y las emisiones